Trabajos verticales

Trabajos verticales

Los trabajos en altura o trabajos verticales suponen uno de los avances más importantes en el ámbito de la rehabilitación. Sobre todo dedicados a zonas exteriores, los operarios de Aplicaciones Celeste llegan a cualquier parte de los edificios para reformar, reparar, construir, planificar y realizar diferentes tareas que tengan como objetivo la optimización del edificio.

Los trabajos de este tipo se dedican sobre todo a edificios altos, inmuebles de comunidades o de varias plantas. Sobre todo cuando estos edificios son antiguos, se produce un deterioro normal por el paso del tiempo. En muchos casos, los inquilinos o propietarios ni siquiera han llevado un mantenimiento adecuado de los revestimientos ni infraestructuras, lo que acelera la degradación de la totalidad del inmueble. Y las zonas altas son especialmente sensibles, tanto por su exposición a los fenómenos meteorológicos como por estar precisamente altas e inaccesibles. Durante años, revestimientos de muros exteriores, cubiertas, etc., han de sufrir las consecuencias de bruscos cambios térmicos, de la caída de la lluvia y de cualquier fenómeno climatológico. La lluvia, por ejemplo, no solamente provoca humedad; cuando se producen lluvias torrenciales o granizo, el impacto del agua deteriora la pared. Y como hemos dicho, la antigüedad de los inmuebles hace que todos estos factores se multipliquen, haciendo inviable el buen estado de fachadas, bajantes, cornisas, tejados y cualquier otro elemento integrante del edificio, sea arquitectónico o infraestructural.

En los tiempos en que no existían los trabajos verticales, los operarios se servían generalmente de andamios. A pesar de que las estructuras de andamiajes siguen utilizándose hoy en día, ni mucho menos se trata de la mejor manera de llevar a buen término los trabajos. Para llegar a zonas altas de los edificios, los elevadores y los andamios pueden suponer una vía; pero lo cierto es que los elevadores no permiten un movimiento tan libre como los cordajes de los trabajos en altura. Los andamiajes, por su parte, además de que tampoco facilitan el acceso a todas las áreas, son costosos y su montaje y desmontaje es complicado. Así pues, tenemos a las tareas verticales como una de las mejores posibilidades de rehabilitar y optimizar. Sin embargo, si necesita profesionales en este sector, habrá de asegurarse sobre su certificación y capacidad profesional.

Precisamente con el triunfo de los trabajos en altura por encima de otros sistemas de rehabilitación de edificios, personas no cualificadas han intentado aprovecharse de un trabajo que les queda demasiado grande. Para ser un trabajador competente de una empresa de trabajos verticales, el operario ha de formarse exhaustivamente en las áreas de la seguridad, y, por supuesto, en todo lo relacionado con reparaciones, productos de revestimiento, pinturas, sistemas antipalomas...

Reparación de fachadas

A continuación pasaremos a enumerar una serie de labores que realizan los integrantes de Aplicaciones Celeste. Entre ellas, encontramos la reparación de fachadas. Este concepto es muy genérico, ya que las fachadas principales o secundarias pueden estar afectadas por una gran variedad de problemas, sean de mayor o menor importancia. Una fachada puede repararse en sus bajantes o en su revestimiento cerámico (en el caso de que lo posea), en su cornisa o balcones... pero antes de la aplicación de cualquier trabajo, habrá que realizar un examen personalizado de las condiciones de la pared en cuestión. Este punto es muy importante, ya que de una buena planificación saldrá un buen trabajo. Los operarios han de reconocer todos los metros cuadrados de los muros exteriores, así como las secciones de las cubiertas, de las azoteas... Tras el reconocimiento de los problemas deberá darse un plan de reparación o rehabilitación de acuerdo a las necesidades del cliente. Estas necesidades pueden ser muy variadas y pueden intervenir muchos factores, por ejemplo el presupuesto destinado a la rehabilitación.

Es muy importante que quede todo claro antes de ponerse manos a la obra. Para empezar, diferenciaremos las rehabilitaciones integrales de las parciales. En algunos casos, nuestros clientes nos solicitan reparaciones por un mal estado puntual de cornisas, de cubiertas, juntas de dilatación... pero lo cierto es que las tareas de rehabilitación integral son de las más solicitadas. Uno de los ejemplos típicos es el de las comunidades de vecinos. El aspecto exterior determina muchos factores, por ejemplo, el relacionado con el valor inmobiliario. Un piso situado en un edificio que padece problemas de humedades, de filtraciones, de posible caída de elementos constructivos... será menos valorado a pesar de que su interior sea correcto en habitabilidad. Sin embargo, hay que decir que el deterioro exterior frecuentemente se traspasa al interior. Por muchos elementos aislantes que apliquen los inquilinos en el interior de sus paredes, nada tendrán que hacer si los muros exteriores sufren grietas, malas disposiciones de los bajantes o incidencias producidas por factores difíciles de determinar.

Aislamiento e impermeabilización

En la reparación de fachadas, uno de los trabajos verticales más importantes es el correspondiente al aislamiento. Nos referimos a un aislamiento tanto contra la humedad como contra el viento y el polvo. Hay que incidir en la importancia de una buena impermeabilización también contra el paso del aire frío y caliente. Si los muros no están aislados térmicamente, la eficiencia energética en los edificios disminuirá de manera clara, provocando que los inquilinos tengan que gastar más en calefacción y en aire acondicionado. Los medios para el aislamiento de los muros son variados, encontrándonos con opciones que difieren en precio y en acabados y resultados.

Uno de los factores que hay que tener en cuenta es la adecuación decorativa, la integración estética en un ambiente que diferirá de unos edificios a otros. Una de las soluciones en trabajos verticales para la impermeabilización, es la aplicación de hidrofugados, sistemas que se aplican a través de dispositivos específicos y crean una película muy resistente y totalmente hidrófuga. Estos trabajos habrán de darse después de una rehabilitación total del muro principal, observando toda posible falla en juntas de dilatación, azulejería, mampostería, ladrillos... Antes de la disposición de hidrofugados o de cualquier otro método aislante, habrá que nivelar y reparar las imperfecciones de las paredes. Para ello, nuestros especialistas en trabajos en altura en Zaragoza conocen los productos más apropiados para ello; sustancias para que el soporte resista sin problema la colocación del impermeabilizante más indicado.

Reparación y mantenimiento de cubiertas y tejados

Las cubiertas y tejados son tema aparte en el área de los trabajos verticales, ya que suponen uno de los elementos más comprometedores para el buen estado interior de los inmuebles. A pesar de que nos llaman responsables de edificios antiguos, también hay clientes que sufren problemas en inmuebles de obra nueva. Fallos en la construcción, negligencias no atajadas e incidencias que nada tienen que ver con los fenómenos meteorológicas y el paso del tiempo, pueden traer como consecuencia inestabilidad en las paredes, filtraciones, roturas y cualquier otro problema. Las reformas de cubiertas o tejados pueden ser, al igual que otras intervenciones, parciales o totales. Cuando hablamos de la reforma total de una cubierta, a veces nos referimos a un tejado totalmente deteriorado y con peligro de derrumbe. En estos casos, han de intervenir albañiles y arquitectos; sin embargo y normalmente, el mal estado de las cubiertas es parcial.

La reposición de tejas es otra de las labores que realizan nuestros especialistas, y por supuesto, la colocación de sistemas aislante bajo teja. Los sistemas como el Onduline Bajo Teja son de gran proyección para diversas cubiertas, aunque también existen otros métodos. Cada uno se adaptará mejor o peor según la disposición de la zona alta del edificio. Por poner un ejemplo, no es lo mismo aislar una azotea plana que un tejado de dos o tres aguas.

Sistemas antiaves

Como ya hemos señalado, otra más de las tareas propias de Aplicaciones Celeste es la colocación de sistemas antiaves. Se trate de palomas o de otras aves con gran proliferación en zonas urbanas, los problemas que causan pueden ser muy importantes, tanto desde el punto de vista económico como el de la seguridad. Evite la acumulación de excrementos de aves con expertos en colocación de pinchos y mallas antiaves. Las palomas puede ser vectores de importantes patologías, además de propiciar la degradación del edificio por la composición de sus residuos y por la deposición de semillas que pueden germinar entre los resquicios de los muros, provocando su resquebrajamiento.

Contacte ahora con nuestros expertos en trabajos verticales en Zaragoza, operarios que atenderán cualquier afección a lo largo y ancho de su edificio.

INFORMACIÓN Y PRESUPUESTO ON-LINE