Rehabilitación de la cubierta plana por el exterior con poliestireno expandido (EPS-h). Caso de cubierta invertida



Esta aplicación se recomienda especialmente cuando se aprovecha la renovación de la impermeabilización al encontrarse deteriorada y ser posible causa de goteras y otras patologías debidas a las humedades.
Las cubiertas planas se clasifican en frías o calientes en función de la posición del aislamiento con respecto al sistema de impermeabilización.
La cubierta caliente es propia de climas lluviosos y fríos, en los que la impermeabilización se coloca sobre el aislamiento para protegerlo y para mantener sus propiedades térmicas en esas condiciones climáticas.
La cubierta fría o invertida es propia de climas cálidos y secos. En este caso, el aislamiento es el que protege la impermeabilización al colocarse encima, reduciendo las solicitaciones térmicas y, por tanto, su desgaste. Se coloca una protección sobre el aislamiento según el uso que se vaya a dar a la cubierta.

El poliestireno expandido (EPS) empleado en esta aplicación se denomina EPS-h (EPS hidrófobo). Es un material de baja absorción de agua específico para aplicaciones que requieran esta propiedad en el aislamiento, como es el caso de la cubierta invertida.

Solicitar más información