Rehabilitación de la cubierta con aislamiento por el exterior



En general, las actuaciones de rehabilitación deben ser consecuencia de un estudio previo detallado del estado de la cubierta en cuestión.

Las cubiertas en pendiente tienen de particular que, cuando es necesaria la rehabilitación, suele ser por filtraciones o entradas de agua en el espacio subyacente. Pero la cubierta puede estar deteriorada sin que se manifiesten tales entradas de agua, basta observar a simple vista el estado en que se encuentran determinados elementos de la misma, bien sea por la acción de la contaminación ambiental, bien sea por la acción prolongada de la radiación ultravioleta, o bien se trate sencillamente de su envejecimiento.

Intervenir por encima de la azotea presenta las siguientes particularidades:

En todos los casos, la obra de rehabilitación se ejecuta con la mínima interferencia para los usuarios del edificio.

No se reduce la altura libre de las estancias del último piso.

Destacar que, al aislar por el exterior, el soporte estructural (forjado) que forma la azotea se encuentra relativamente caliente, pues está protegido por el aislamiento y, por tanto, cualquier área donde, por el motivo que fuera, se interrumpa el aislamiento térmico, no cambia la circunstancia de que el soporte seguirá básicamente caliente, sobre todo su superficie interior que, por consiguiente, mostrará una temperatura superficial superior al punto de rocío del ambiente interior, en definitiva, suficiente para evitar fenómenos de condensación.

Se aprovecha toda la inercia térmica del soporte (capacidad calorífica de los materiales de construcción). Se debe tener en cuenta, por ejemplo, que un forjado pesa unos 300 kg/m2, lo que equivale a tener una bañera de unos 60 litros de agua por m2.

Es especialmente conveniente aislar por el exterior cuando la vivienda o edificio son de ocupación permanente. De este modo, se cuenta con la inercia térmica para estabilizar del modo más efectivo las temperaturas y conseguir una reducción adicional en el consumo de combustible para la climatización (calefacción + refrigeración) del edificio o vivienda.

Normalmente, al ejecutarse la intervención por el exterior, afectará a la totalidad del inmueble, no sólo a una vivienda o local en particular. Por lo tanto, se requerirá, previo a la intervención, el acuerdo expreso de la Comunidad de Vecinos.

Cubierta no transitable o con acceso limitado al mantenimiento. En este caso, el acabado de la cubierta suele ser de grava (5 cm) dejando unas zonas transitables, a modo de pasillos, para el mantenimiento.

Cubierta transitable. En este caso, el acabado suele ser con elementos pétreos colocados sobre elevadores, de modo que la cubierta permanece ventilada. También existen en el mercado compuestos integrados por productos aislantes y acabado pétreo a base de mortero. Se debe evaluar la resistencia a la carga de viento.

Cubierta ajardinada. En este caso, el acabado es el usual en una cubierta ecológica o ajardinada, complementada con un sistema de drenaje.

Solicitar más información