Descripción del sistema de aislamiento por el interior con acabado de placa de yeso laminado



En este sistema se fijan los paneles aislantes (con adhesivos o con fijaciones mecánicas) sobre la cara interior de la fachada y, a continuación, se coloca el revestimiento, que puede ser un enlucido de yeso o placa de yeso laminado. Se puede sustituir el conjunto por un complejo de aislamiento y placa de yeso laminado que, normalmente, se adhiere al muro soporte.

En la rehabilitación, los detalles críticos de este sistema son los siguientes:

La fijación de las planchas de aislamiento es la parte más crítica del sistema. Los sistemas adheridos deben emplearse en edificios sin patologías de humedades por filtraciones o condensaciones superficiales, para evitar un posible despegue del adhesivo. En ese caso, se emplearán fijaciones mecánicas, o bien se reparará la pared para asegurar una correcta protección de la misma frente a humedades.

El adhesivo se aplicará mediante pelladas de 5 cm de diámetro separadas unos 40 cm entre sí y 5 cm de los bordes. También se aplicarán bandas de adhesivo en el perímetro cercano a puertas y ventanas, así como en la periferia de la pared.

Se pondrá especial atención en el cálculo de condensaciones intersticiales. En caso que sea necesario, se emplearán sistemas que incluyan una barrera de control de vapor en el lado caliente del aislamiento, por ejemplo una lámina de polietileno.

Se cuidarán los sellados y remates de la placa de yeso laminado en esquinas y encuentros con ventanas, puertas y otros elementos de la fachada.

Se tratarán los puentes térmicos en contornos de puertas y ventanas, así como pilares y cajas de persiana, para optimizar la mejora energética de la fachada y evitar condensaciones.

Solicitar más información